Esta es nuestra Pasión

Nuestra pasión descansa en la esperanza que CRISTO nos a dado al reconciliarnos con el padre, de saber que estábamos separados de Dios por nuestros delitos y pecados, y ahora somos declarados hijos de Dios.

Somos colaboradores de Cristo en esta generación.

Apasionados por establecer el reino de Cristo entre nosotros y en las naciones.

Esta es nuestra Misión

Debemos mirar la eternidad y nuestro presente con firme determinación, resueltos a que, suceda lo que suceda, no dejaremos piedra sin remover para llevar a cabo la salvación de los que nos rodean.

Somos embajadores de Cristo y él hace su llamado por medio de nosotros.

La misión más importante de la iglesia es alcanzar a los perdidos

Nuestra visión y compromiso con las misiones

La principal motivación de las misiones no se encuentra en la obediencia a la Gran comisión, sino en que el nombre de Cristo sea exaltado por encima de todas las cosas para la gloria de Dios.

Inspirar

El primer paso

Nuestra generación necesita inspiración y madurez para compartir el evangelio. Siendo creativos, únicos y obedientes lo podemos hacer. Tenemos un tesoro celestial al que podemos acceder de manera ilimitada a través de la oración, la alabanza y búsqueda de Cristo; y por si fuera poco tenemos al Espíritu Santo que nos guía, nos capacita y nos aconseja. No hay formulas mágicas ni tampoco atajos, requiere compromiso y persistencia. ¿Como podemos ser inspirados y como podemos inspirar a otros?

  • Pregunta a Dios ¿Que parte tienes en las misiones?
  • ¿De que manera puedes involucrarte?
  • Dile a Dios que te de una Visión
  • ¿Como puedes llegar ahí?

El trabajo misionero tiene muchas caras que van desde una obra social en otro país, hasta un trabajo evangelistico en las calles y plazas de tu barrio. No tiene que ver con la profesión, la edad o estatus social, tiene que ver con el corazón, con un llamado y una vida integra ante Dios.

He aquí dos ejemplos claros que te pueden inspirar a invertir tu vida en las misiones.

 

Dos Ejemplos de Inspiración

Jaz Jacob

Jaz Jacob es una joven que a través de la oración y alabanza está conectando y tocando nuestra generación, su pasión es que la iglesia local en todo el mundo se enamore más de Cristo.

Mauricio Reyes

Mauricio Reyes es otro joven con un corazón por las almas y la adoración. Recientemente llego de Turquía, estuvo por tres meses apoyando a la iglesia local junto con todo un equipo misionero y lo que pudieron sembrar en este tiempo un día lo verán sus propios ojos.

Atreverse a ser una inspiración en esta generación requiere fe.

Invertir

El segundo paso

La idea de invertir en las misiones tiene que ver con todas las áreas de nuestras vida, no solo con nuestro bolsillo. Todo en su conjunto es un cuerpo que no puede ser separado, tanto uno como otro son importantes y necesarios. Dios nos ha dado diferentes dones y capacidades para utilizarlos, podemos tener uno o varios, pero todos sin excepción tenemos mucho que dar a este mundo.

Nosotros somos servidores de Dios y administradores de lo que nos ha dado, la razón por la cual debemos invertir en las misiones es porque Dios nos ve dignos de su confianza.

Cuando pones tus dones en las manos de Cristo, estos siempre darán fruto. Hay diversos talentos que podemos usar a la hora de ir al campo misionero:

¿Qué puedo invertir?

  • Profesión: Lo que hayas estudiado tiene un potencial enorme en las manos de Dios, hay miles de lugares que puedes llegar a impactar con lo que tienes, tienes una mente, manos e imaginación para impactar pueblos, ciudades y naciones.
  • Tiempo: El tiempo bien utilizado es bien retribuido, si estas en un punto critico en tu vida donde sabes que quieres hacer algo pero no sabes que, el campo misionero requiere tiempo bien utilizado, hay viajes de corto y largo plazo donde puedes involucrarte, amistad tiene varias opciones que puedes elegir.
  • Habilidades: Éstas pueden ser artísticas, musicales, deportivas, manuales y lingüísticas entre otras más. Hay muchas personas que ya lo están haciendo y tu también lo puedes hacer.
  • Recursos Económicos: Tal vez quieres ir a las misiones y apoyar el trabajo pero no puedes por diversas situaciones, alguien si puede ir y lo puedes apoyar sabiendo que unos sostienen la cuerda mientras otros bajan al pozo, somos un equipo y tus recursos pueden bendecir a muchas personas.

Invertir tu vida en las misiones es una de la maneras más significativas de vivir para Cristo.

Interceder

El tercer paso

Hay dos herramientas poderosas que Dios nos ha dado para alcanzar las naciones:

  • Oración
  • Intercesión

Ambas están en nuestras manos, y utilizarlas es nuestra responsabilidad. Dios nos ha puesto como Vigilantes en estos tiempos y nuestra nación necesita urgentemente nuestras oraciones. Dios esta levantando alrededor del mundo gente con un corazón intercesor, buscadores incansables e insaciables de su presencia, gente que dobla sus rodillas y anhela el reino de Dios.

Los que no estań en Cristo no pueden interceder por ellos mismos, ya que sus ojos están cegados, pero nosotros si podemos interceder por ellos, para que sus ojos sean abiertos y se arrepientan de sus pecados. Es importante que oremos por esta nación, alguien lo hizo alguna vez por nosotros, ¿No lo harás tu?

Interceder por otros te hace crecer, y te hace más agradecido por lo que Dios ha hecho en tu vida, así que te animo a:

  • Interceder por las naciones donde el mensaje de Cristo aún no llega
  • Ora por los que viven en tinieblas y están lejos de Dios
  • Intercede por los misioneros y sus familias
  • Pide a Dios que ponga en tu corazón una nación por la cual interceder y orar

Un Dios que contesta nuestras oraciones, un Dios cercano que nos escucha, un Dios que ama nuestra intercesión.

En Madrid hay una sala de oración que esta abierta de lunes a sábado de 4 a 7 de la tarde. Sigue el link y conoce más sobre esta sala de oración.